Make your own free website on Tripod.com
inicio
inicio

Inico
Documentos Centrales
Vanguardia Proletaria
Documentos de Análisis
Biblioteca
Enlaces
Contáctanos

Optimizada para una visualización
de 800x600

     
 


página descontinuada
Nuestro nuevo sitio

http://www.pcmml.com

Número 167 de Junio 2003

 
 

CNTE

UN COMBATE POR LA DEMOCRACIA

LA JORNADA NACIONAL DE LUCHA DE MAYO-JUNIO DEL 2003,
POR MEJORAR LAS CONDICIONES DE VIDA DE LOS TRABAJADORES
DE LA EDUCACIÓN Y EN CONTRA DEL REGIMEN CAPITALISTA


 

La presente jornada de lucha Nacional de la CNTE , tuvo su antecedente inmediato en los resolutivos del primer Congreso Nacional Extraordinario de la CNTE efectuado el 24 y 25 de febrero del presente año; para iniciar la preparación de la jornada, se realizó la marcha nacional representativa el 18 de marzo, mismo día en que se entregaron los pliegos petitorios de la CNTE a la Secretaría de Gobernación, a la Secretaría de Educación Pública, a la Presidencia de la República, al ISSSTE y a la Fiscalía Especial para los movimientos políticos y sociales del pasado, ese mismo día inició la caravana Nacional Política Cultural que recorrió todo el país con tres rutas: Norte, Centro y Sureste. El cierre de estas caravanas se dio en el D.F. con un mitin antiimperialista el día 1° de abril frente a la embajada de los E.E. U.U. Esta primera fase preparatoria de la jornada nacional de lucha se cierra con la participación de la CNTE en las marchas regionales y estatales el 10 de abril al lado de organizaciones campesinas.
Una valoración política de la Caravana Nacional nos indica que solo medianamente en dos se cumplieron los objetivos trazados y que, en el caso de la ruta Centro, la caravana se transformó en una actividad de brigadeo con reuniones de activistas y con dirigencias locales de la CNTE. Era de esperarse que los resultados de esta caravana difícilmente se notarían en esta jornada de lucha, pues más allá del impulso a los contingentes locales, para reactivar la lucha a nivel nacional, es menester otorgarle seguimiento a los compromisos contraídos, que implican mantener la relación, darle continuidad al brigadeo, formalizar la creación de estructuras y elevar el nivel de la lucha de clases al interior de la CNTE. Tener hoy un diagnóstico político-organizativo por estados, constituye un avance; éste nos permite obtener una visión de las condiciones subjetivas con que cuentan los contingentes de trabajadores de la CNTE, pero esto no basta para alcanzar los propósitos nacionales, por lo que el reto es trabajar por una CNTE con carácter de clase más allá del gremialismo, por una CNTE verdaderamente Nacional, esto es una tarea pendiente y prioritaria para los progresistas, democráticos y revolucionarios que militan en las filas de la CNTE.
Es importante señalar que la presente Jornada Nacional de lucha está marcada por los efectos de la guerra imperialista contra los pueblos del mundo; ubica a la burguesía Mexicana fortalecida y urgida por cumplirle al imperialismo todos sus compromisos, que hasta ahora se han retrasado por la resistencia de los trabajadores (léase reforma laboral, eléctrica etc.), entre otras cosas. Otro rasgo a considerar es que esta jornada está impregnada del ambiente que genera la contienda electoral burguesa y aquí es donde los militantes revolucionarios de la CNTE debemos redoblar nuestros esfuerzos para evitar que las distintas visiones socialdemócratas que se mueven en su interior, pretendan utilizar a la Coordinadora para satisfacer sus propios intereses electorales.
Debe reconocerse que a pesar del trabajo de preparación de la jornada, las condiciones internas eran y son difíciles. Mientras la sección XVIII de Michoacán continúa vinculada electoreramente al PRD, aún cuando hoy llamen a no votar por ese partido, se mantiene el riesgo de que impulse acciones que contribuyan a mediatizar la lucha nacional, otras secciones como la XIV de Guerrero y la VII de Chiapas, continúan en confrontaciones internas, aún cuando se han hecho esfuerzos por superar las pugnas que debilitan el campo democrático y fortalecen el lado reaccionario. Por lo que toca a la sección XXII, esta jornada demostrará si la crisis en que se mantiene desde hace tiempo se sigue profundizando y con ello, el fortalecimiento del gobiernismo auspiciado por el Estado y en apego a un proyecto del CEN del SNTE en la búsqueda del reposicionamiento y control de la Sección XXII. En relación a las secciones del D.F., en especial a la sección IX, la corta visión de sus dirigentes y las organizaciones que ahí se desarrollan ha traído como consecuencia que más se preocupen por cuidar sus parcelas de poder, desplegando una estéril lucha que pretende ser ideológica pero descuidando totalmente un verdadero trabajo de base que les permitiera detener el avance del charrismo y fortalecer a la CNTE.
He aquí pues las condiciones reales en que la CNTE salió a dar la batalla en esta jornada, por democracia sindical, por mejorar las condiciones de vida de los trabajadores de la educación y en contra del charrismo sindical y el régimen capitalista.
El inicio de la jornada de lucha de la CNTE en términos reales no tuvo un arranque unitario ya que los contingentes de la Coordinadora no cumplieron con enviar a las bases que se requerían, solamente la Sección XXII fue quien sostuvo durante 20 días el Plantón Nacional.
En estas condiciones era difícil esperar un repunte de la jornada de lucha de la CNTE sobre todo porque existen dos proyectos que en los hechos reales se confrontan, el de la CNTE y por el otro lado el proyecto vinculado a la socialdemocracia y dirigida desde Michoacán, esta situación se refiere a las condiciones internas.
Por otro lado el estado burgués mexicano asume su fiel compromiso con la oligarquía financiera y acata las disposiciones de los organismos financieros del imperialismo, esto se traduce en la aplicación de una política totalmente antipopular, caracterizada por la cerrazón, esto lo demuestra la posición del Gobierno de Vicente Fox cuando el 15 de mayo asume el compromiso de instalar una mesa de negociación con la CNTE, compromisos que al final quedaron en el olvido, y demuestran el verdadero rostro de este gobierno.
Los trabajadores de la educación tocaron todas las puertas habidas y por haber, sin encontrar alguna alternativa de solución. El Gobierno lleva el movimiento de la Coordinadora al desgaste total para que al final impusiera sus condiciones de represión.
Es necesario reconocer que en esta jornada las bases movilizadas manifestaron su disposición a la lucha con coraje y combatividad, sin embargo se debe revisar profundamente el papel que están jugando las dirigencias de los contingentes de la CNTE, ya que el resultado de esta jornada nos indica la total incapacidad de la Coordinadora para construir una correlación de fuerzas que tuviera la capacidad de avanzar en la derrota de la política del Estado.
Las posiciones anarcosindicalistas llevaron a la CNTE a acciones no consensadas que debilitaron y diluyeron la autoridad de la propia CNTE. Las negociaciones realizadas previamente en los Estados es otro de los asuntos tácticos que el Estado con su pretensión de romper políticamente el movimiento utilizó para el logro de los propósitos finales.
Un deber de los maestros revolucionarios es señalar con precisión estas desviaciones tácticas y de principios, llamarles por su nombre e ir desenmascarando las posiciones liquidacionistas para recuperar los principios de la CNTE que le dieron origen.
Al término de la jornada es preciso elaborar un plan de trabajo a corto y mediano plazo que permita a la CNTE estructurar un accionar ofensivo y superando el gremialismo, ya que quedó demostrado en estas fechas que no es posible seguir luchando de manera sectaria.
A la dirección de la CNTE se le debe hacer ver que hubo errores que obligaron a levantar la jornada no de manera unitaria, como se pretendía, con miras a fortalecer este bastión de los trabajadores. Algunos de los errores los ubicamos de la siguiente manera:
· No valorar correctamente los tiempos de avanzar, que hizo que la Coordinadora estuviera realizando acciones de difusión mientras el Estado placidamente observaba el desgaste de las bases movilizadas.
· Los contingentes de Guerrero y Michoacán no ubicaron correctamente los tiempos políticos y eso permitió que al final se perdieran en una negociación sin movilización y con resultados muy inciertos para los trabajadores.
Si bien es cierto que la CNTE obligó al Estado a reabrir las negociaciones cuando públicamente se había anunciado la ruptura, también es cierto que la debilidad en la correlación de fuerzas alcanzadas no hizo posible avanzar los planteamientos de fondo de la CNTE y al final se impuso la lógica del Estado de proteger a los lacayos de la burguesía (Los charros y Elba Esther Gordillo) con miras a seguir profundizando la política imperialista que tiene que ver con las reformas laborales y la privatización del sector energético, salud y educación.
Por todo esto se debe luchar por otorgarle a la CNTE un verdadero carácter clasista que ubique correctamente al interior las posiciones que tanto daño le están haciendo a la Coordinadora, no es posible continuar en aras de la falsa unidad permitiendo desviaciones serias en la CNTE.
¡A convertir a la CNTE en una verdadera trinchera para los trabajadores, no más acciones aisladas y a fortalecer un esfuerzo frentista que permita ir haciendo realidad nuestra aspiración a una nueva patria!

Volver al índice del Vanguardia Proletaria

Regresar al No 167

¿Quiéres recibir el periódico Vanguardia Proletarria vía e-mail cuando salga un nuevo número?

¡ INSCRÍBETE!
vanguardiaproletaria@yahoo.com

 
 


Documentos centrales, Vanguardia Proletaria, documentos de análisis, biblioteca, enlaces, contáctanos.