Make your own free website on Tripod.com
inicio
inicio

Inico
Documentos Centrales
Vanguardia Proletaria
Documentos de Análisis
Biblioteca
Enlaces
Contáctanos

Optimizada para una visualización
de 800x600

     
 


página descontinuada
Nuestro nuevo sitio

http://www.pcmml.com

Número 166 de Junio de 2003

 
 

Los asesinatos de mujeres en Juárez: una muestra del carácter de clase de la justicia

A últimas fechas, el caso de los asesinatos y desapariciones de mujeres en Ciudad Juárez y en el pasado inmediato en otras partes de la frontera como Nogales, Sonora-, han tomado la atención de la opinión pública. Grupos independientes de mujeres han estado denunciando desde hace años este feminicio, pero es hasta cuando alcanza proporciones gigantescas y cuando incluso la opinión internacional cuestiona, cuando el gobierno se empieza a mover, aunque sea sólo para rebuznar. Pero primero veamos los hechos.
· El registro de las primeras desapariciones de mujeres en Ciudad Juárez, Chihuahua. con las mismas características se remonta a 1993.
· Hasta la fecha se calcula que el número de mujeres asesinadas llega a 300. En este dato decimos “se calcula” porque como es costumbre, el gobierno reconoce unas 93. Nosotros nos basamos en las cifras de las activistas y organizaciones independientes.
· Se estima que las desapariciones casi llegan a 500.
· La mayoría de las mujeres son obreras de maquiladoras, empleadas y otras estudiantes. No hay ninguna de extracción burguesa o propiamente pequeño burguesa.
· Por lo menos 90 cuerpos han sido encontrados en el desierto.
· Muchas de ellas fueron violadas, torturadas y mutiladas antes de asesinarlas. Algunas presentan tiro de gracia.
· La edad promedio oscila entre los 16 años. La menor fue de 10 años, la mayor una anciana.
· Hasta la fecha se ha sentenciado a una persona por una muerte, habiéndosele reducido la sentencia de 17 a 10 años de cárcel (Homicidio simple intencional contra una adolescente). Hay otras 15 detenidas ¡después de 10 años! Para la Fiscalía es algo muy natural que sigan dándose asesinatos si ya detuvieron a los culpables: "El hecho de que nosotros detengamos a un ladrón de autos o a un narcotraficante no implica que con eso se vaya a detener el robo de vehículos y el tráfico de drogas". (Reforma, 16 de abril del 2003).
· Sobre la causas de los asesinatos, las versiones que se ventilan en la prensa burguesa y entre el pueblo de Chihuahua son: redes de prostitución, narcosatánicos, venta de órganos, videos pornográficos donde se asesina (“snuff”), cacerías humanas por mafias del extranjero, asesino en serie y sus “imitadores”, etc.
· Los gobiernos se echan la bolita. El gobierno federal dice que no tiene competencia para atraer el caso, el gobierno de Chihuahua dice que la efervescencia del caso tiene tintes políticos.
La opinión de la burguesía. Para los ricos, a través de su gobierno, el caso “no es para tanto”. El gobierno ha intentado presentar los asesinatos como casos de mujeres de “doble vida”, que se dedicaban a la prostitución, pero no hay bases para afirmar eso, sólo el desdén de la policía y las autoridades por desentenderse del caso. El gobernador de Chihuahua llegó a afirmar que las víctimas "no iban precisamente a misa". Es decir, para estos personeros del foxismo, por ser pobres, trabajadoras eran “malas mujeres”. De hecho su desprecio se debe a que son mujeres trabajadoras, mayoritariamente obreras. Como sucede en otras zonas fronterizas, como Baja California, el gobierno responsabiliza a los migrantes trabajadores de la problemática social, afirmando que los problemas vienen de fuera del estado. Lo más que ha llegado a hacer el gobierno es recurrir a sus héroes norteamericanos: el FBI. Frente a los familiares de las víctimas muestra desprecio y apatía, cuando menos, cuando se les reclama con contundencia se ha llegado hasta la amenaza.
La opinión de la pequeña burguesía. Para algunos grupos de filántropos, curanderos sociales, intelectuales y artistas; las muertes se deben al machismo de la sociedad mexicana, a lo violento de la sociedad, a la pérdida de valores, se centran en la violencia y el sexo, haciendo cátedra del degenerado placer de la violación, de cómo utilizan la violencia para disminuir el complejo de inferioridad, etc. Recurren a Freud y su “instinto de muerte”; identifican los móviles de los agresores como el odio, los traumas y la venganza. Aunque reconocen las causas sociales de los asesinatos, son pocos quienes encuentran los motivos en el sistema; pero se tiene que reconocer que sí los hay, entre ellos se encuentran muchas madres que han perdido a sus hijas.
La posición proletaria. Como es de suponer, no abunda la información sobre los reclamos de los más explotados y oprimidos al respecto, pero de entre líneas de la prensa burguesa se pueden sacar algunos datos. Hay indignación por los asesinatos y las desapariciones, en general, para las masas populares no hay “cambio”, como en todos los demás rubros, y aunque ya no son las desapariciones forzosas por motivos claramente políticos, sí los hay económicos y sociales. Las mujeres trabajadoras son una mano de obra que abunda, se les puede reemplazar sin mayor problema, el ejército de desocupados puede ocupar las vacantes sin mayor problema. Esta es una más de las humillaciones que padece la clase obrera, particularmente el sector femenil. Mucho se habla de las muertes y se hace escatología del crimen porque alimenta el morbo de la sociedad capitalista en descomposición, la explotación, las vejaciones, los maltratos, los despidos, el hostigamiento sexual en el trabajo, etc.; nada de eso es tan impactante para la burguesía y la pequeña burguesía, y hasta hoy, nuestro destino está en sus manos.
La salida a estos cánceres sociales es la eliminación de las condiciones que lo provocan. En efecto, un trauma puede degenerar a alguien hasta el punto de cometer una de estas atrocidades, pero la explicación no se puede encontrar en el individuo aislado, sino en su relación con el entorno, en su determinación social (económica y política), en el papel que juega en la producción, que lo reduce a una pieza en el engranaje de la máquina. No podemos aspirar a encontrar individuos sanos en un panorama de explotación y opresión, y las causas de esta explotación y opresión no son psicológicas, sino sociales, más exactamente, económicas. Sólo la superación de estas condiciones puede anular la gestación de estas perversiones, sólo la lucha contra el sistema, contra el capital, contra la propiedad privada puede encaminarnos hacia la liberación como clase y como género humano. La lucha contra el gobierno y el aparato judicial que sirve sólo para los ricos es parte de esa lucha, de la lucha por un mundo nuevo sin explotados ni explotadores. Los comunistas estamos con las víctimas, debemos acompañarlas en su dolor y caminar hombro con hombro hacia la destrucción del sistema capitalista.

Sólo la revolución socialista es cambio.

Volver al índice del Vanguardia Proletaria

Regresar al No 167

¿Quiéres recibir el periódico Vanguardia Proletarria vía e-mail cuando salga un nuevo número?

¡ INSCRÍBETE!
vanguardiaproletaria@yahoo.com

 
 


Documentos centrales, Vanguardia Proletaria, documentos de análisis, biblioteca, enlaces, contáctanos.