Make your own free website on Tripod.com
inicio
inicio

Inico
Documentos Centrales
Vanguardia Proletaria
Documentos de Análisis
Biblioteca
Enlaces
Contáctanos

Optimizada para una visualización
de 800x600

     
 


página descontinuada
Nuestro nuevo sitio

http://www.pcmml.com

Número 165 Abril de 2003

 
 

POR LA UNIDAD OBRERO
CAMPESINA


 

Existe una gran explosividad en el campo, los conflictos se tornan violentos y estallan las rebeliones aisladas. Pero si los campesinos pobres no logran avanzar en su organización independiente del Estado, si no logran la coordinación de su acción espontánea, que fortalezca una poderosa unidad bajo un programa revolucionario, no es posible ni siquiera obtener triunfos parciales, mucho menos lograr obtener para sí la victoria sobre sus enemigos de clase.

Frente la actual dispersión de la lucha de los campesinos pobres y proletarios agrícolas, Fox quiere desviar la atención hacia las demandas de los campesinos ricos y medios, que tratan de colocar a su favor los excedentes petroleros, a cuenta de aceptar el juego reaccionario del foxismo, de desplazar del centro los intereses de los explotados y oprimidos, por eso, a pesar de que en el teatro del "diálogo" en varias ocasiones se hicieron escuchar las demandas de los pobres, éstas no son consideradas en los acuerdos; evidenciando que los dialogantes, como señalamos en los anteriores números de Vanguardia, no representan sus intereses. El drama de diálogo expone, una vez más, el oportunismo de la CNC priísta y demás organizaciones, de tendencia perredista; que son utilizadas por el gobierno.

Los resultados del diálogo y la firma postergada para después del 10 de abril, evitando que se enciendan las masas ante la inminente traición de los oportunistas, confirman que sin agitación, sin la movilización combativa de los campesinos pobres, Vicente Fox, no se verá obligado a ceder, aunque sea en parte, ante las demandas de entrega de tierras, la eliminación de los guardias blancas, la solución justa a los problemas de límites territoriales que enfrentan a los campesinos, los créditos baratos, los caminos, las escuelas, los centros de salud, etc.

Lo que están haciendo Fox y sus Secretarios ante el descontento generalizado en el campo es mediatizar a los radicalizados agricultores ricos y medios, con medidas que no se contraponen al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), aprovechando la ocasión para meter su programa de Seguro Popular; acordando entre las cúpulas del gobierno y los dirigentes oportunistas las reformas, liquidación, de leyes e instituciones agrarias emergidas de la revolución de 1910, lo que ya se agenda en la Cámara de Diputados. Incluso el foxismo pretende institucionalizar la represión con la firma de un punto de acuerdo en el cual las organizaciones se comprometen a respetar la legalidad burguesa y el gobierno a hacerla respetar. Valientes representantes son estos, que ni siquiera fueron capaces de parar la propaganda gubernamental en los medios de comunicación que propagan el “aquí no pasa nada, todo lo arreglamos”.

Indudablemente que el gobierno y el oportunismo están muy alejados de tener una solución real a la situación de crisis y miseria. Los resultados del dialogo corroboran las opiniones de las organizaciones de campesinos pobres que señalaron que no estaban representadas en estas negociaciones, confirmándose que el gobierno promovió a algunas organizaciones campesinas a fin de dividir el movimiento en contra del TLCAN y la política rural gubernamental. De nada sirve que el Barzón diga que es necesaria la movilización para arrancar las demandas y que para ello construyó con los neocharros de la Unión Nacional de los Trabajadores un frente sindical y campesino, si lo único que van a hacer es aceptar la imposición, impulsar una política de conciliación de clase y la sumisión; al tiempo que junto con los priístas se preparan para las elecciones futuras.

En efecto, diversas fuerzas políticas de la burguesía, pretenden seguir mediatizando la lucha y organización de las masas campesina-indígenas. Buscan llevar a las masas por el camino de la desmovilización y de la conciliación con los intereses de la burguesía y el imperialismo, “renegociar el capítulo agropecuario del TLCAN”, “revisar el artículo 27 constitucional”, etc. Su “gran diálogo nacional”, camina para las componendas y los amarres entre los oportunistas, los reformistas, los socialdemócratas y la burguesía, en su propio beneficio y no por el de las masas. En realidad su “plan de emergencia que salve al campo", lo único que persigue es salvar a la burguesía, al imperialismo y a ellos mismos de que la lucha campesina adquiera características revolucionarias.

En el marco de agresión imperialista y de componendas entre la burguesía y sus partidos, este 10 de abril, a 84 años del asesinato del General Emiliano Zapata, la lucha por la tierra y la libertad están vigentes, aunque ahora en la perspectiva de solucionar de fondo el problema de la tierra, la ligazón entre el proletariado y el campesinado por su emancipación, es la de darle una proyección socialista. Así lo demuestran campesinos-indígenas pobres, los jornaleros agrícolas, los campesinos medios que se movilizan para rechazar la política agraria del régimen; así lo muestra esta gran movilización nacional de este 10 de abril.

Es imposible que Fox siga ocultando la situación de crisis del campo mexicano, sin embargo en este año electoral, a pesar del abstencionismo mostrado en las recientes elecciones, intentarán valerse de los viejos y nuevos recursos de la manipulación, del engaño, de la intimidación, el fraude y las componendas, para acarrear a las masas hacia las urnas y así seguir legitimando el desgastado y cada día más reaccionario poder burgués. El campesinado pobre y los proletarios agrícolas deben sumarse al repudio popular a los permanentes engaños y traiciones.

Hoy por hoy, una tarea inmediata del campesinado pobre es superar su aislamiento, separar a los enemigos encubiertos y eliminar su influencia sobre las masas, evitar que sus demandas sean acaballadas por los oportunistas, conciliadores y vende campesinos. La lucha de emancipación, por la tierra y la libertad no la pueden realizar los campesinos pobres por sí solos, para vencer a sus enemigos de clase, requiere construir la unidad de lucha con la clase obrera, unir su movimiento al cambio revolucionario de la orientación política del régimen actual.

El Partido Comunista de México (marxista-leninista) plantea: rechazo total al TLCAN, como parte de la política económica imperialista; desenmascarar al oportunismo, al reformismo y la reacción, como enemigos de los campesinos porque conducen al movimiento a la subordinación, a la traición, a la conciliación, y a la claudicación. Las masas campesinas y campesinas-indígenas necesitan una organización y dirección democrática y revolucionaria, el Frente Popular Revolucionario realiza sus mayores esfuerzos para avanzar en esa dirección.

Volver al índice del Vanguardia Proletaria

Regresar al No 165


¿Quiéres recibir el periódico Vanguardia Proletarria vía e-mail cuando salga un nuevo número?

¡ INSCRÍBETE!
vanguardiaproletaria@yahoo.com

 
 


Documentos centrales, Vanguardia Proletaria, documentos de análisis, biblioteca, enlaces, contáctanos.