Make your own free website on Tripod.com
inicio
inicio

Inico
Documentos Centrales
Vanguardia Proletaria
Documentos de Análisis
Biblioteca
Enlaces
Contáctanos

Optimizada para una visualización
de 800x600

     
 


página descontinuada
Nuestro nuevo sitio

http://www.pcmml.com

Número 166 de Junio de 2003

 
 

LOS ESTUDIANTES Y SU ORGANIZACIÓN NACIONAL

 

En los últimos meses hemos observado de manera constante, movilizaciones por parte de estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN), así como de estudiantes de otras instituciones educativas a nivel nacional, podemos mencionar a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), las normales rurales aglutinadas en la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM), entre otras.
Los motivos de dichas movilizaciones son diversos, van desde la polémica por la propuesta de otorgar autonomía al IPN, la justa y legítima demanda de plazas de trabajo para los egresados de las normales rurales, la defensa de la gratuidad en todos las niveles de la educación y a nivel nacional, hasta el rechazo a la represión ejercida por parte de las autoridades de las instituciones educativas, policiales, etc. para con los estudiantes críticos y con iniciativa de organización y de lucha. De todas estas justas acciones de los estudiantes, las autoridades extraen como "conclusión" que las protestas y sus reivindicaciones políticas corresponden a problemas "diferentes" y "aislados" que sólo afectan a un sólo grupo de estudiantes de determinada institución.
Efectivamente, este es el panorama que la clase en el poder por la poderosa vía de sus medios de comunicación difunden en aras de fomentar la división al seno del movimiento estudiantil e imponerle trabas legales a su unificación, argumentando la "diferenciación" de los problemas educativos por institución, entidad o nivel educativo, para así poder dar pié a que se cumpla su política de privatización y elitización de la educación y magnificar la enajenación del pueblo. En este sentido, “los problemas del IPN -dice el Correa Jasso, director del Politécnico- afectan únicamente a la comunidad del IPN y son distintos a los de la UNAM, por lo que estos atentan contra la estabilidad de la institución al infiltrarse y relacionarse con la comunidad politécnica”.
A lo largo de la historia, la educación siempre ha estado al servicio de la clase en el poder, y es ésta la que decide qué estudiar y cómo hacerlo en función de aumentar la productividad, sus ganancias y la explotación, de modo tal que ellos ven a la educación como un negocio y a las escuelas como los centros a donde acuden los hijos de las clases explotadas a calificar su fuerza de trabajo para después incorporarse al mercado laboral.
Como hemos visto la educación no está exenta de la lucha de clases, y aunque aparentemente los problemas educativos entre escuela y escuela, institución e institución, parezcan distintos debido a sus peculiares condiciones internas, ¡NO LO SON!, pues las reformas a la educación han sido dictadas bajo los mismos esquemas por el Estado Federal en subordinación a los mandatos en materia educativa de los organismos financieros internacionales.
De modo tal, que las diferencias observadas en las distintas instituciones corresponden además a que las autoridades de dichas instituciones aplican las reformas en función de las condiciones objetivas y subjetivas de la institución (grado de conciencia de la comunidad, organización, fuerza del movimiento, etc.) y de manera diversa, lenta y pausada para evitar que los estudiantes lo noten, o que estudiantes de diversas escuelas o instituciones puedan empalmar y enarbolar el mismo eje de lucha. Por eso vemos que mientras unos luchan contra el proyecto de "autonomía" del IPN otros luchan contra el "congreso" de De la Fuente en la UNAM.
El rompimiento de la Huelga en la UNAM en el año 2000 por parte de la PFP, el constante hostigamiento de grupos porriles en todas las instituciones para con los activistas, las expulsiones, la corta visión política de los grupos estudiantiles, el sectarismo, el divisionismo, etc., son factores que contribuyen al reflujo y dispersión del movimiento estudiantil, por lo que se hace urgente iniciar la discusión sobre el futuro de la educación y la reactivación del movimiento estudiantil nacional.
Las últimas luchas demuestran que se requiere de una organización nacional de los estudiantes que unifique, coordine, oriente y dirija sus luchas, dicha organización de masas es una necesidad para entablar nuevos combates contra la burguesía y sus lacayos.
Por estas razones la Unión de la Juventud Revolucionaria de México (UJRM-FPR) plantea en el escenario de la lucha de clases dentro de las instituciones educativas a nivel nacional, que es necesaria la construcción de una Central Estudiantil Revolucionaria cuyos ejes fundamentales sean:
Hacer del movimiento estudiantil una fuerza revolucionaria, que saque del letargo al estudiantado nacional, movilizándolo por la lucha de sus demandas más sentidas, que contribuya a concientizar y organizar a los estudiantes en todo el país.

¡¡ Luchar por la unidad obrero-campesino-estudiantil ¡¡

¡¡ Por una educación democrática, critica, científica y popular ¡¡

¡¡ Impulsar una sistemática ofensiva contra el reformismo y
el oportunismo al seno del movimiento estudiantil ¡¡

¡¡ Combatir las posiciones claudicantes que llaman al estudiante a abandonar la lucha,
en aras del estudio de corte burgués, memorista y dogmático ¡¡

¡¡ Poner la movilización de las masas en primer plano ¡¡

¡¡ Luchar permanentemente contra la dominación burguesa ¡¡

¡¡ Luchar contra el imperialismo y el fascismo ¡¡

Volver al índice del Vanguardia Proletaria

Regresar al No 167

¿Quiéres recibir el periódico Vanguardia Proletarria vía e-mail cuando salga un nuevo número?

¡ INSCRÍBETE!
vanguardiaproletaria@yahoo.com

 
 


Documentos centrales, Vanguardia Proletaria, documentos de análisis, biblioteca, enlaces, contáctanos.