Make your own free website on Tripod.com
inicio
inicio

Inico
Documentos Centrales
Vanguardia Proletaria
Documentos de Análisis
Biblioteca
Enlaces
Contáctanos

Optimizada para una visualización
de 800x600

     
 


página descontinuada
Nuestro nuevo sitio

http://www.pcmml.com

Número 166 de mayo 2003

 
 

 

Firman el acuerdo nacional para el campo

 

El 10 de abril, señalamos que los oportunistas y reaccionarios del Congreso Agrario Permanente (CAP), la Confederación Nacional Campesina (CNC), El Barzón y El Campo No Aguanta Más se cuidaron de firmar el acuerdo nacional para el campo para evitar ser repudiados por las masas campesinas durante ese día; pero sus maniobras fueron aún más adelante, al fraccionar en cinco contingentes la marcha campesina en el Distrito Federal, que recordó el asesinato del jefe del ejército revolucionario campesino, General Emiliano Zapata, lo que fue el resultado concreto de la "unidad" de los oportunistas del campo y los de la Unión Nacional de Trabajadores. Afortunadamente, su influencia nacional es muy débil en Oaxaca, Chiapas, Guerrero, etc., donde los contingentes marcharon unitariamente, se dejaron escuchar con fuerza los ¡viva Zapata!, ¡muera el asesino gobierno burgués!
En los días posteriores, en el costal de perros y gatos donde metió Vicente Fox a los viejos y nuevos traidores de los campesinos pobres, a los representantes de la mediana y pequeña burguesía agraria, así como de los grandes empresarios del campo, se empezaron a escuchar los aplausos, las componendas y divergencias sobre el borrador de los acuerdos, cada uno según sus intereses particulares; quedando a la luz pública los signos de que el gobierno utiliza a las organizaciones para imponer su programa agropecuario gran burgués y proimperialista, sin resolver en nada las demandas de los pobres del campo y proletarios agrícolas.
Dejando de lado todo principio de lucha, Armando Bartra, apologista del PRD, aconseja que la negociación no termina con la firma del documento: "Estos cinco meses sólo son el primer combate, las primeras escaramuzas. Firmen el documento, puede ser un punto de partida para seguir adelante. Si ésta es la batalla final y deciden no firmar, está bien. Tienen una lucha por delante en un contexto de ruptura de las negociaciones con el gobierno. Y si deciden firmar, también tendrán una lucha larga". (La Jornada, 23 de abril, 2003).
Firmen o no firmen la lucha sigue, ¡que gran ciencia!, ¡por supuesto!, seguirá mientras exista la injusticia en México. Pero no se trata de dar una respuesta “teórica” de la lucha en general, sino establecer claramente: si el primer combate había llegado a su final, movilizado todas sus fuerzas y logrado satisfacción a sus demandas, si ninguna de éstas dos condiciones se satisfacían, pasar a la firma significaría apagar la lucha y sembrar la confusión. Armando Bartra “olvidó” decir que la firma del acuerdo sería la mejor muestra de traición del oportunismo pequeño burgués de las organizaciones que están al frente de la dirección; y que proceder de esa manera les desplazaría del lugar que vienen usurpando como "dirigentes nacionales" de los campesinos, incluidos los pobres y los proletarios agrícolas.
No conforme, el señor Bartra quiere dictar lecciones a los campesinos de Atenco y otros que impulsan de manera creativa la lucha combativa, fuera del control de los oportunistas. No firmar el “Acuerdo Nacional para el Campo” con Vicente Fox, hubiera permitido al movimiento democrático avanzar junto a los oportunistas uno, dos o varios pasos más, con la posibilidad de ampliar la base de la alianza que les acercó al proyecto, lo que aportaría a la lucha contra la gran burguesía, el imperialismo y la reacción. Sin embargo, atados de manos los oportunistas, perdieron toda calidad dirigente. Eligieron el peor camino, el que genera mayor daño a la lucha revolucionaria de los campesinos pobres y proletarios agrícolas. El trayecto para generar una dirección nacional de los campesinos pobres y proletarios agrícolas será más largo y doloroso; pero también, esta lección al movimiento le permitirá tomar con mayor seriedad dicha tarea.
Aprovechando que esos seudo-dirigentes están de rodillas, el foxismo va ha generar una imagen de conciliador, sembrador de la democracia en el campo, llevándose entre las botas a los oportunistas firmantes sinvergüenzas que, retomando la segunda parte de la táctica de Armando Bartra; "El nuevo pacto para el campo mexicano se tendrá que empujar desde abajo, pero también desde arriba, y es importante que los campesinos amarren compromisos con diputados y senadores progresistas", (El campo no aguanta más, a la báscula, La Jornada, 23 de abril de 2003) ya corren hacer campaña para las elecciones de julio.
Por ahora no les queda más que vanagloriarse de su claudicación y prepararse para las maniobras electoreras, pues no es sincero que les interese trabajar desde abajo con la movilización social; pero tampoco, desde arriba, el pueblo bien les conoce como paleros del gobierno y la burguesía.


Volver al índice del Vanguardia Proletaria

Regresar al No 166

¿Quiéres recibir el periódico Vanguardia Proletarria vía e-mail cuando salga un nuevo número?

¡ INSCRÍBETE!
vanguardiaproletaria@yahoo.com

 
 


Documentos centrales, Vanguardia Proletaria, documentos de análisis, biblioteca, enlaces, contáctanos.