Make your own free website on Tripod.com
inicio
inicio

Inico
Documentos Centrales
Vanguardia Proletaria
Documentos de Análisis
Biblioteca
Enlaces
Contáctanos

Optimizada para una visualización
de 800x600

     
 


página descontinuada
Nuestro nuevo sitio

http://www.pcmml.com

Número 166 de mayo 2003

 
 


¡VIVA EL IV CONGRESO DEL PARTIDO COMUNISTA
DE MÉXICO (m-l) “CAMARADA SERGIO BARRIOS”!!

 

El 3, 4 y 5 de marzo del presente se cumplieron 25 años de la fundación de la organización revolucionaria de la clase obrera de México. La historia del partido se escribe de rojo con la teoría y práctica comunista. Cuando las organizaciones que antaño se reivindicaban “marxistas” se desviaban del camino de la revolución y en el movimiento obrero privaba el oportunismo, el revisionismo y espontaneísmo, era absolutamente necesario la construcción del partido de vanguardia de la clase obrera, pues las masas obreras no podrían realizar un cambio revolucionario si no tenían a la cabeza una organización revolucionaria de vanguardia. Son 25 años de lucha en la construcción del partido del proletariado, tiempo en que hemos reivindicado a la clase obrera como la clase más revolucionaria de la sociedad capitalista, rescatando su misión histórica de vanguardia en la revolución socialista y la necesidad de la dictadura del proletariado, hemos planteado el carácter socialista de la próxima revolución en México y la necesidad de la insurrección general de las masas para la toma del poder político, sobre la base de la destrucción del Estado burgués. En efecto, la revolución socialista en nuestro país no podría llevarse a cabo sin un partido comunista que basara su acción práctica en la teoría de Marx, Engels, Lenin y Stalin, de allí el hecho trascendental ocurrido hace un cuarto de siglo.

Estos principios y estrategia cobran mayor relevancia histórica, ante la crisis económica general del imperialismo y la política fascista y guerrerista de los Estados Unidos y demás imperialistas en contra de los pueblos del mundo; el embate de la derecha y la reacción del gobierno mexicano, del desgaste de corifeos reformistas y socialdemócratas, voceros de la burguesía y enemigos del comunismo, que sacan a luz 'novedosas” teorías, como “hacer la revolución sin tomar el poder”, influenciados por Marcos; o de quienes sacando lecciones reformistas de Venezuela, Brasil y Ecuador, tratan de embaucar a la clase obrera por el camino de la conciliación de clases democrático burgués de “la democracia participativa”, como vía para la toma del poder político; se agregan los socialistas pequeño burgueses, renegados del socialismo científico, que hablan de la construcción del “poder popular”, como doble poder en la sociedad burguesa; los izquierdistas pequeño-burgués que confunden sus deseos con la realidad, otorgando importancia decisiva para la lucha de clases a eventos que no lo tienen, llevando sus apreciaciones erróneas a las masas, sobre todo al movimiento estudiantil y campesino; otros, con formación libresca del marxismo-leninismo, sacan a la luz sus prejuicios pequeño-burgueses, conciliando con las izquierdas dicen que todos son marxistas, con lo que pretenden haber desarrollado el marxismo, cuando su revisión mella el filo revolucionario de la teoría de Marx. A lo largo de sus 25 años, el partido ha dado respuesta teórica, política y organizativa a las campañas reaccionarias, anticomunistas y revisionistas, sobre todo después de la descomposición del revisionismo en la Unión Soviética, Europa del Este y Albania, demostrando que no éramos “pro-albaneses” sino marxista- leninistas. Ahora debemos realizar el más grande esfuerzo para ponernos a la altura de las grandes tareas que enfrentan el partido y la clase obrera de México.

En este marco, cobra especial relevancia la realización exitosa de nuestro IV Congreso. A diferencia de todos los oportunistas, el Partido aplica en el combate práctico el análisis marxista leninista, analizando los acontecimientos y situaciones de la lucha de clases actual, se caracteriza porque está hecho para la lucha revolucionaria. Nuestro Partido desarrolla su práctica a partir del estudio científico de la realidad, a fin de elevar el nivel de lucha, organización y conciencia de clase de las masas proletarias y el pueblo trabajador, rumbo a la revolución proletaria. La realización del IV Congreso y la celebración de 25 años de lucha, lo desarrollamos en medio del combate ideológico al seno de las masas obreras y campesinas, contra la socialdemocracia y el revisionismo, en cada mitin, en cada manifestación, en cada lucha contra la explotación y opresión burguesas. En el contexto del Congreso, el estudio y discusión de la línea política del Partido, de la situación internacional y nacional, así como de todos los aspectos de organización, deben encauzarse a impulsar a la militancia a aceitar, desarrollar y fortalecer la estructura de la organización y la teoría y práctica leninista, continuando la lucha por fusionar al partido con las masas obreras y populares bajo la línea política del partido. La construcción del Partido Comunista de México (marxista-leninista) ha pasado por varias etapas, en lo fundamental, el Partido tiene definida la línea política que nos permite estar armados teórica y políticamente para hacer frente a las tareas de la revolución proletaria.

El IV Congreso enfrenta el reto de desarrollar una táctica que corresponda a la necesidad de acumular fuerzas para la revolución y aplicar consecuente el internacionalismo proletario por la creación de una internacional comunista marxista-leninista. El desarrollo del partido tiene que ver con las condiciones objetivas que marcan el devenir de la historia, con la lucha de la clase obrera y el pueblo por su emancipación y la crisis económica actual. Las tareas principales, a las cuales hay que poner énfasis, son las tareas sobre la táctica y los problemas de organización: desarrollar la táctica revolucionaria que apunte a ganar las batallas que permitan avanzar al objetivo estratégico final; lo que concierne a la construcción del Partido de nuevo tipo; penetrar al seno de la clase obrera, desarrollar una táctica adecuada para la organización de los obreros.

Tenemos claro que el movimiento obrero sólo es consciente de los efectos de la explotación que vive de manera cotidiana, pero, por sí mismo, no puede explicarse las causas objetivas de la explotación y el camino de su liberación; de allí, la tarea esencial de fusionar el Partido al movimiento obrero. Esta acción del Partido la debe hacer a través de la propaganda, del esclarecimiento y agitación de la necesidad de la revolución proletaria, actividad destinada a despertar a la lucha ideológica y política a las masas obreras, contrarrestando la propaganda burguesa, poniendo de relieve los hechos silenciados por los explotadores, formando la mayor cantidad de cuadros comunistas entre las masas obreras, para dar continuidad, seguridad y dirección comunista al movimiento de las masas, fortaleciendo al Partido Comunista marxista-leninista.

Volver al índice del Vanguardia Proletaria

Regresar al No 166

¿Quiéres recibir el periódico Vanguardia Proletarria vía e-mail cuando salga un nuevo número?

¡ INSCRÍBETE!
vanguardiaproletaria@yahoo.com

 
 


Documentos centrales, Vanguardia Proletaria, documentos de análisis, biblioteca, enlaces, contáctanos.