Make your own free website on Tripod.com
inicio
inicio

Inico
Documentos Centrales
Vanguardia Proletaria
Documentos de Análisis
Biblioteca
Enlaces
Contáctanos

Optimizada para una visualización
de 800x600

     
 


página descontinuada
Nuestro nuevo sitio

http://www.pcmml.com

Número 165 Abril de 2003

 
 

La CROM, al asalto en industria fronteriza

 

 

A partir del mes de febrero, un importante cambio en Industria Fronteriza, en Tijuana, ha empezado a salir a la luz. Los compañeros trabajadores, actualmente en huelga, constituyeron la Coalición Pro-Justicia (Ver Vanguardia Proletaria, número 164), como un instrumento para fusionar las tres vertientes de descontento en contra de Inmobiliaria Mosega, (propietaria de la empresa) y para poder intervenir legalmente en la disputa fantasma entre el sindicato charro, la Federación de Organizaciones Sindicales Independientes de México (FOSIM) y la patronal, dado que, en realidad, la huelga blanca es un pacto entre ellos. Para la Coalición significaba un germen de organización de lucha, la posibilidad de constituir un organismo de combate obrero.

A partir de lo anterior, los compañeros emprendieron una campaña de movilización y denuncia en contra de los charros y la empresa, desenmascararon a la FOSIM ante los obreros y el pueblo como lo que son, un organismo pro-patronal, mercenario y anti-obrero. La campaña de denuncia consiguió controlar las intentonas divisionistas y saboteadoras de la FOSIM y consolidó a la Coalición como la verdadera representación obrera en el conflicto. Parecía que la Coalición caminaba a la vanguardia de todos los movimientos espontáneos de la clase proletaria, en Tijuana.

La dirección política de la Coalición, denominada Comisión Coordinadora (CC), guió este proceso de una manera adecuada. La culminación lógica fue la expulsión de la FOSIM de Industria Fronteriza; pero este resultado implicó una nueva etapa. Tras una serie de gestiones que los compañeros de la CC realizaron en el Distrito Federal, bajo el impulso de todo el movimiento generado, se consiguió que la Confederación Regional Obrera de México (CROM) realizara algunas gestiones que posibilitaran una salida legal en beneficio de los compañeros. Los charros, en primera instancia, aceptaron cooperar con la Coalición, al menos de palabra. De ello resultó la salida de la FOSIM y un triunfo de la Coalición obrera.

Lo que pasó fue que al salirse de la CROM los charros crearon la FOSIM, quedado como beneficiarios del botín. La FOSIM desplazó a la CROM, pero la CROM mantuvo la titularidad del sindicato “7 de enero” en Industria Fronteriza. Ahora la CROM regresa al banquete y para comérselo todo ha iniciado su trabajo.

A partir de una reunión de información, afueras de la fábrica en huelga, los charros empezaron a tratar de cooptar el movimiento. Ellos no ayudarán desinteresadamente, sino que dicha ayuda, conseguida gracias a la presión de la Coalición, la CROM la canalizará para controlar el movimiento, sabotearlo y reestablecer el dominio patronal en el mismo. Por lo tanto, agitaron por la desaparición de la Coalición; por la no intervención de “personas ajenas a los obreros”.Van a tratar de implementar nuevamente las asambleas calladas, vigiladas y al gusto del charrismo; por la no movilización, “pues el que se mueve, no sale en la foto”; por la confianza ciega en el charrismo sindical.

Primero, ¿Qué pretende la CROM?

1.- Reestablecer, por completo, el corporativismo anti-obrero característico de los sindicatos blancos. Es decir, someter la inconformidad en Industria Fronteriza en beneficio de los patrones, evitando que la lucha se salga de los marcos que la burguesía y su Estado permiten. Es decir, imponiendo una dirección política, cuyos intereses trabajen contra una solución positiva a las demandas laborales de los compañeros. Puesto que su trabajo es: proteger los intereses de Inmobiliaria Mosega, en este caso.

2.- Acercar sus garras al botín que significa la huelga de Industria Fronteriza. Siempre han vivido a expensas de los trabajadores. Cooptando el movimiento, posibilitan el obtener una buena suma de dinero. Para variar, robando a los obreros.

3.- Destruir el carácter anti-charro del movimiento en Industria Fronteriza. Con ello, no sólo beneficia a Inmobiliaria Mosega, a ellos mismos y al Estado. Asestar un duro golpe en este proceso de la lucha de clases. Dar un importante asalto a los intentos obreros por constituir organismos de lucha clasista.

A varios compañeros de la Coalición, aunque resulte inexplicable, les resultará molesto leer este diagnóstico. Pero la verdad, no se puede esperar nada más de la CROM, porque al fin del caso, eso ha hecho siempre. Por ejemplo, la CROM ha jugado, mayoritariamente, un papel mercenario a favor de los ricos desde su fundación. Ha colaborado en la solución represiva y anti-obrera en muchas luchas laborales. Crea y mantiene el control ideológico y organizativo de los ricos al seno de la clase obrera. Hoy en día, por citar sólo dos casos, se manifiesta a favor de la Reforma Laboral y detenta la mayoría de los contratos de protección dentro de diversas ramas de la industria. Todo, en beneficio de ellos y de la patronal.

Segundo, ¿Qué ha sucedido con la Comisión Coordinadora de la Coalición?

Esto sin duda es delicado y no podemos hablar de toda la CC en su conjunto. Para empezar, en los hechos la CC ha cambiado de nombre y de funciones para convertirse en un “puente” entre los obreros y el Sindicato “7 de enero” de la CROM, siendo los mismos integrantes. Seguirá dirigiendo, pero debemos de buscar que dicha dirección no se aparte de la línea mostrada en la etapa de la lucha contra la FOSIM e incluso mejorarla. Lamentablemente, muchos compañeros confían en la “buena voluntad de la CROM” y planean que la unidad obrera debe partir de la unidad con la CROM, dándole poca importancia a lo hecho como Coalición.

Por lo tanto, es importante consolidar, a partir de la asamblea, la permanencia de la Coalición. No sólo en el sentido de poder intervenir en las audiencias o demás trámites legales, independientemente del los charros de la CROM. También, para conservar la unidad obrera desde abajo, para tener un órgano de lucha que pueda revertir las intentonas pro-patronales que el Sindicato llevará a cabo. La Coalición fue el instrumento a través del cual se consiguieron todos los pasos hacia delante. Por ello, la unidad obrera debe constituirse a partir de la Coalición.

Cerrémosle el paso al fraccionalismo. Es decir, evitemos que la unidad entre nosotros se destruya a partir de la formación de grupos al seno de la Coalición, que tomen decisiones al margen de la asamblea. La asamblea debe de tomar la dirección del movimiento. Esto es un factor importante para constituir una verdadera unidad entre las tres vertientes de inconformidad (los despedidos por exigencia de prestaciones, los despedidos por el “Convenio quitaprestaciones de septiembre” y los despedidos por la huelga charra, solapada por la CROM).

Por otro lado, si bien es cierto que el Sindicato “7 de enero”, a partir de la lucha y la denuncia de los obreros de Industria Fronteriza, ha llevado a cabo trámites que benefician al conjunto del movimiento. Pero eso no significa que debemos confiar en la CROM. De lo contrario, será como caer en las manos de un clon de la FOSIM. Necesitamos estar vigilantes, mantener nuestra autonomía frente al Sindicato. Presionarlos, utilizarlos como gestores, sin que los asumamos como nuestros dirigentes, porque no lo son.

Mantengamos y profundicemos nuestro trabajo con las organizaciones independientes y democrático-revolucionarias que hayan marchado codo a codo con el movimiento obrero. Mantengámonos vigilantes de su actividad y constituyamos juntos un bloque anti-patronal y anti-charro.

Retomemos la movilización, con el fin de acelerar el proceso legal en el que nos encontramos inmersos. Sin movilización, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, la CROM y la patronal pueden extender todo esto, hasta llevarnos al cansancio. Retomemos la denuncia política contra Inmobiliaria Mosega, con el fin de obligarlos a ceder ante nuestra fuerza.

Debemos de recordar que la responsabilidad sobre el final del movimiento en Industria Fronteriza no sólo es de la ex-CC, sino de todo el conjunto de los obreros de Industria Fronteriza, especialmente de los que siempre se mantuvieron firmes contra el charrismo. Al cederle la dirección de nuestro movimiento a los charros, se estaría echando tierra a los ojos de los obreros que en otras fábricas, buscan quitarse de encima a los golpeadores de la CROM y formar sindicatos independientes. Ustedes tienen esa responsabilidad sobre sus espaldas.

Cómo se dijo anteriormente, la lucha en Industria Fronteriza es un importante pero pequeño eslabón de la lucha obrera. Aún si hacemos las cosas bien y obtenemos un triunfo reflejado en el cumplimiento de nuestras demandas legítimas, seguiremos viviendo en la esclavitud asalariada, produciendo todo y permitiendo que una minoría se apropie de lo producido y su riqueza. Tengamos en cuenta que la liberación obrera y una sociedad sin explotados ni explotadores, es nuestra única solución definitiva.

Volver al índice del Vanguardia Proletaria

Regresar al No 165


¿Quiéres recibir el periódico Vanguardia Proletarria vía e-mail cuando salga un nuevo número?

¡ INSCRÍBETE!

vanguardiaproletaria@yahoo.com


 
 


Documentos centrales, Vanguardia Proletaria, documentos de análisis, biblioteca, enlaces, contáctanos.