Make your own free website on Tripod.com
inicio
inicio

Inico
Documentos Centrales
Vanguardia Proletaria
Documentos de Análisis
Biblioteca
Enlaces
Contáctanos

Optimizada para una visualización
de 800x600

     
 


página descontinuada
Nuestro nuevo sitio

http://www.pcmml.com

Número 165 abril de 2003

 
 
Por estos días

La guerra de ocupación sobre Irak es una masacre, una carnicería, un genocidio; es la brutalidad y la rapiña del imperialismo angloamericano por el reparto del mundo y la hegemonía mundial.

Mientras los medios de comunicación describen y envían imágenes dantescas de cuerpos cercenados entre escombros, la ONU paralizada, el Consejo de Seguridad paralizado, los otros imperialistas paralizados, los gobiernos burgueses paralizados, los gobiernos pequeño-burgueses socialdemócratas también paralizados. Bueno, así quieren aparecer todos, pero dicen una cosa y finalmente apoyan la guerra; ahora, ya exigen un papel en la reconstrucción de Irak y cierta estabilidad para ellos. Nada bueno podemos esperar de estos bandidos. Sea cual fuere el resultado de este holocausto, los imperialistas y las burguesías lacayas rediseñarán el mapa geoestratégico mundial y las instancias e instituciones que habrán de sostenerlo.

Las calles del mundo se llenan de gritos contra la masacre, obreros, jóvenes, estudiantes, las capas medias en mares prenden el mundo; buscan detener la carnicería, pero esos gritos y mares están limitados por el pacifismo pequeño burgués y están sujetos al inmediatismo, se resiente la ausencia de la dirección y acción política proletaria. La numeraria de esta carnicería da cuenta de millones de dólares, de millones de balas de la industrialidad capitalista al servicios de la muerte, de cuantiosas reservas de oro negro, de miles y miles de bombas y balas, de miles de soldados, etc., pero la guerra de rapiña no es, como dijera Julius Fucik en Reportaje al pie de la horca, un problema de números y matemáticas, sino un grave problema de correlación de fuerzas entre la burguesía y el proletariado, entre el fascismo y el antifascismo, entre el imperialismo y el antiimperialismo. Cuanta falta nos hace por estos días una Primera Internacional dirigida por Marx y Engels o una Internacional Comunista dirigida por Lenin, Stalin y Jorge Dimitrov. Nos hace falta la unidad de la clase obrera mundial bajo las consignas de: ¡¡Proletarios de todos los países, uníos!! ¡¡Guerra a la Guerra Imperialista!!

En el periódico La Jornada, el enviado especial del periodico The Independent, Roberto Fisk, denuncia la masacre que realizan los gobiernos de los Estados Unidos e Inglaterra en Irak, pero al analizar el discurso del general Hazim al-Rawi, del Ministerio de Defensa, que exhorta a los iraquíes a luchar contra el ejercito invasor, el periodista comenta que le recuerda la forma en que José Stalin animaba a sus tropas a combatir al invasor nazi. Sin duda alguna existe un paralelismo entre Bush y Hitler, sin embargo Hussein no es el dirigente comunista Stalin ni tampoco el pueblo iraquí es el pueblo soviético. Asimismo, mientras el pueblo iraquí con valentía y heroísmo defiende sus intereses nacionales bajo la hegemonía de la burguesía “patriótica” encabezada por Saddam Hussein y el partido Baas, y aún pese a ellos, el pueblo y la clase obrera soviéticos, durante la Gran Guerra Patria, luchó por la defensa de la Patria Socialista, la construcción del socialismo bajo la hegemonía del proletariado soviético encabezado por el Partido Comunista Bolchevique de la URSS, aplastó al nazifascismo, amplió el campo socialista y contribuyó de manera decisiva a la lucha de liberación nacional y anticolonial. Así, lo menos que se puede decir es que resulta muy desafortunada la comparación del opresor y explotador del pueblo iraquí que enfrenta la invasión imperialista, con el gran dirigente de la clase obrera y pueblo soviético.

Las organizaciones y partidos marxista-leninistas, tenemos que reconocer, autocríticamente, nuestra debilidad en el movimiento antifascista y antiimperialista, y la falta de iniciativa para articular en esta coyuntura una política unitaria que oriente la lucha del proletariado internacional y los pueblos del mundo en contra de las guerras imperialistas de rapiña, que potencié su lucha de emancipación. Por eso, por estos días, nuestra tarea central es seguir trabajando por la organización revolucionaria de la clase obrera y el triunfo de la revolución proletaria mundial.

Volver al índice del Vanguardia Proletaria

Regresar al No 165


¿Quiéres recibir el periódico Vanguardia Proletaria vía e-mail cuando salga un nuevo número?

¡ INSCRÍBETE!
vanguardiaproletaria@yahoo.com

 
 


Documentos centrales, Vanguardia Proletaria, documentos de análisis, biblioteca, enlaces, contáctanos.